3. Lo queremos todo

philippe-hugonnard-destination-signs-key-west-florida

Somos los primeros nativos digitales: crecimos con ordenadores, móviles y videojuegos. La tecnología nos ha acostumbrado a tener las cosas al momento. ¿Para qué vamos a ir al banco a hacer una transferencia, si lo podemos hacer con un clic desde el móvil? Además, siempre están los viejitos que tardan media hora en comprobar el estado de su cuenta y retirar algo de dinero (total, luego siempre andan pagando con monedas de céntimos en las tiendas). Pero no sólo cuestiones administrativas como transferencias bancarias, también nos hemos acostumbrados a ligar desde el móvil. ¿Tú nunca has entrado en Tinder o similares?

La tecnología también nos ha abierto al mundo. La pantalla del ordenador es una ventana al mundo, desde la cual podemos saber lo que está pasando en cualquier parte. Y hablar a tiempo real con cualquier persona esté donde esté. Eso nos convierte en omnipresentes. Ya no sirve ese refrán: “cada cual en su casa y Dios en la de todos” porque estamos todos en la de todos. Es una fiesta, pero también un agobio.

Sumemos esos dos factores:

(Todo al momento) + (omnipresencia) = Si eres un culo inquieto persona curiosa como yo, y creo que lo eres porque estás leyendo esto, significa que TE COSTARÁ ESCOGER UNA COSA. Hay demasiadas cosas interesantes en el mundo, Facebook no deja de bombardearte con ellas. Ahora el video de un australiano que ha inventado un aparato con el que limpiar los océanos (y piensas: ¡yo también podría inventar alguna cosa útil, estoy desperdiciando mi talento aquí sentado!), luego un post sobre una tribu de la selva amazónica (y piensas: ¡qué ganas de viajar a la selva!). De esa manera se agranda la confusión en la que vivimos a diario, queremos todo y lo queremos al momento. Sin embargo, para la gran mayoría de cosas, aparte de las transferencias bancarias y los ligues vacíos de Tinder, hace falta tiempo y dedicación.

(Entiende que es una simplificación. Facebook puede ser muy útil y de Tinder han salido parejas estables. Tampoco todas las ancianas pagan con monedas de céntimos en las tiendas.)

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s